Buscar este blog

lunes, 7 de enero de 2019

NOVEDADES LEGISLATIVAS EN MATERIA DE MONTES VECINALES EN MANO COMÚN Y PREVENCIÓN DE INCENDIOS FORESTALES PARA 2019

Fotografía do "Carballo dos Namorados" de M. Rosa Novo Sineira



I.- ANTECEDENTES

La Ley 3/2018, de 26 de diciembre, de Medidas Fiscales y Administrativas (publicada en el DOG nº 247 de 28/12/2018), que entró en vigor el pasado 1 de enero de 2019, introduce DIVERSAS MODIFICACIONES, TANTO EN LA NORMATIVA DE MONTES VECINALES EN MANO COMÚN, COMO EN LA DE PREVENCIÓN DE INCENDIOS, que paso a exponeros a continuación.


II.- REFORMA DE LA LEY 13/89, DE MONTES VECINALES EN MANO COMÚN DE GALICIA

Se regula el contrato de ARRENDAMIENTO por primera vez en esta ley de montes vecinales -pues, con anterioridad, sólo venía regulado en el Reglamento aprobado por Decreto 260/1992-, introduciendo un apartado 2 al artículo 5, antes destinado en exclusiva a la regulación del contrato de cesión temporal de uso.

La gran novedad que introduce esta reforma, en relación a la regulación anterior del contrato de arrendamiento del monte vecinal, radica en su PLAZO DE DURACIÓN, pues, si bien se mantiene con carácter general el plazo máximo previsto en su día por el Reglamento de montes vecinales -es decir, ONCE (11) AÑOS- ahora SE AMPLÍA PARA LOS ARRENDAMIENTOS REALIZADOS A TRAVÉS DEL BANCO DE TIERRAS DE GALICIA, en cuyo caso EL PLAZO MÁXIMO SERÁ DE TREINTA (30) AÑOS o, en el caso de que el arrendamiento tenga por destino la plantación de árboles que se rijan por modelos selvícolas en los que se establezca la edad de corta, el plazo del arrendamiento corresponderá al primer turno de corta de arbolado.



III.- REFORMA DE LA LEY 3/2007, DE PREVENCIÓN Y DEFENSA CONTRA LOS INCENDIOS FORESTALES DE GALICIA


Entre las novedades introducidas por la reforma, cabe destacar, en primer lugar, la creación de la figura de los PERÍMETROS DE ALTO RIESGO DE INCENDIO (regulados en el artículo 12, que había sido dejado sin contenido por la Ley 7/2012), definiéndolos como aquellas zonas o lugares en los que su estado de abandono signifique un alto riesgo de propagación de incendios forestales, que deberán ser declaradas como tales por la Dirección Xeral de Prevención de Incendios Forestales, debiendo comunicarse al titular catastral tal declaración y las labores que deberá realizar para disminuir el riesgo, así como publicarse en el DOG, en el BOE y en el tablón de anuncios del Ayuntamiento correspondiente. A los titulares de las fincas radicadas dentro de un perímetro de alto riesgo de incendio se le otorgará un plazo de 15 días para realizar los trabajos preventivos y, en caso de no hacerlos, realizará tales trabajos la Consellería de Medio Rural.
 En segundo lugar, se establece que, en los casos en que no se pueda identificar a la persona responsable de gestionar la la biomasa en las fajas de seguridad, se les comunicará su obligación de gestionarla mediante un anuncio en el BOE y en el DOG, en el que se incluirán los datos catastrales de la parcela que debe ser limpiada. El mismo procedimiento se llevará a cabo cuando resulte infructuosa la comunicación realizada en el domicilio del titular del terreno objeto de gestión (artículo 22.3)
 En tercer lugar, se dispone que para la construcción de nuevas instalaciones destinadas a explotaciones agrícolas, ganaderas, forestales (incluso las viviendas vinculadas a éstas), así como las nuevas urbanizaciones y edificaciones de uso residencial, comercial o industrial, QUE AFECTEN A ZONAS DE MONTE O DE INFLUENCIA FORESTAL y no tengan continuidad con la trama urbana y sean lindantes con el monte, se deberá presentar ante el Ayuntamiento un PROYECTO TÉCNICO DE DE PREVENCIÓN Y DEFENSA CONTRA INCENDIOS FORESTALES (artículo 23).
 En tercer lugar, se prevé la INSTALACIÓN DE CÁMARAS ÓPTICAS en el monte gallego para la vigilancia forestal y detección temprana de incendios, que se instalarán preferentemente en torres de telecomunicación e infraestructuras de titularidad pública autonómica y se adoptarán las correspondientes medidas para asegurar la privacidad y el cumplimiento de la normativa sobre protección de datos personales, en la medida en que se puedan captar imágenes de personas identificables (artículo 46 bis).
  

IV.- REFORMA DE LA LEY 7/2012, DE MONTES DE GALICIA

Entre las novedades introducidas por esta reforma cabe destacar la posibilidad que se declare en situación de abandono las parcelas privadas enclavadas o lindantes con el monte vecinal en mano común deslindado y que cuente con un plan de gestión aprobado, cuando las propietarios de dichas parcelas incumplan su obligación de mantener una gestión forestal adecuada y equiparable a la del monte vecinal y ello suponga un riesgo de propagación de incendios o e lo relativo a la sanidad vegetal. Esta declaración permitirá a la Administración tomar las medidas necesarias para eliminar tales riesgos, repercutiendo su coste al propietario de las parcelas (artículo 44.2.j).

En segundo lugar, se instaura la PROHIBICIÓN DE NUEVA PLANTACIÓN DE "EUCALYPTUS" en los montes de utilidad pública y en los montes de gestión pública, esto es, los montes vecinales sujetos a convenio con la Administración (artículo 67.4 bis).

Se establece un plazo máximo de DOCE (12) MESES para realizar una corta de arbolado computado desde la notificación de la autorización o desde la presentación de la declaración responsable, según los casos. Una vez realizada la tala, la trituración de los restos forestales deberá realizarse en el plazo de 15 días si la tala se realiza en época de alto riesgo de incendio o de un mes en el resto del año (artículo 94.3).


Se amplían, una vez más, los plazos en que las Comunidades de montes deberán contar con un PLAN DE GESTIÓN FORESTAL VIGENTE, que será hasta el 31/12/2020 para aquellos montes de 15 Has o de menor superficie y hasta el 31/12/2028 el resto de los montes (Disposición Transitoria 6ª).

Finalmente, en el anexo II se establece un nuevo cuadro de distancias mínimas que deben respetar las nuevas repoblaciones forestales.


Vigo, 7 de enero de 2018

miércoles, 12 de diciembre de 2018

LIBRO SOBRE MONTES VECINALES EN MANO COMÚN




Si el pasado mes de septiembre procedí a editar un volumen en formato electrónico, con motivo del quinto aniversario de la creación de este blog, ahora el despacho del que soy cofundadora (BUGARIN & GAGO ABOGADOS), junto con mi querido socio y amigo Manuel Gago Juárez, ha procedido a editar en papel un libro en el que se recopilan los artículos ya publicados en este blog, que tienen un carácter estrictamente jurídico-práctico sobre los montes vecinales en mano común.

La ventaja de este libro -en relación al presente blog- es que los artículos ya publicados están agrupados en diferentes capítulos en función de la concreta materia jurídica sobre la que versan, lo que, unido al índice inicial de capítulos y artículos que contiene este libro, facilita enormemente la búsqueda del concreto tema que se pretende analizar o estudiar por el lector.

Lo cierto es que mi idea inicial, cuando decidí compartir los conocimientos que había adquirido trabajando como abogada -desde el año 1997- con comunidades de montes de toda Galicia, fue la de escribir un libro sobre montes vecinales en mano común, pero descarté tal idea y me decanté por este blog, dada mi total inexperiencia en aquel momento -hace poco más de cinco años- a la hora de escribir textos de carácter divulgativo, pues, os puedo asegurar, que no es lo mismo redactar una demanda o recurso judicial que un artículo sobre una determinada materia jurídica, que resulte comprensible para todo el público, pero contando con un mínimo de calidad técnica-jurídica.

De hecho, la mayoría de los artículos que se compendian en este libro han sido retocados, bien para actualizarlos a las novedades legislativas o jurisprudenciales que han surgido a lo largo de estos cinco años, bien para rebajar el carácter técnico de su redacción y hacerlos más comprensibles para el público en general.

A partir del próximo mes de enero del año 2019, continuaré con la publicación de nuevos artículos en este blog, para compartir con vosotros distintos temas de interés que me van surgiendo en mi actividad profesional relacionada con los montes vecinales en mano común y, quizás, dentro de otros cinco años pueda editar un segundo tomo del libro "El Entorno Jurídico de las Comunidades de Montes Vecinales en Mano Común".

Finalmente sólo me resta comentaros que el libro lo podéis adquirir, por un módico precio, poniéndoos en contacto con nuestro despacho, bien por teléfono (986 17 38 90), bien a través de email (administracion@bugaringagoabogados.com).

Espero que os guste pero, sobre todo, que os resulte útil.

Vigo, 12 de diciembre de 2018


martes, 25 de septiembre de 2018

EDICIÓN CONMEMORATIVA DEL QUINTO ANIVERSARIO DEL BLOG "EL ENTORNO JURÍDICO DE LAS COMUNIDADES DE MONTES VECINALES EN MANO COMÚN" AGOSTO 2013 - AGOSTO 2018



ESTE ARTÍCULO HA SIDO MODIFICADO TRAS LA PUBLICACIÓN DE LA EDICIÓN EN PAPEL DE LA EDICIÓN CONMEMORATIVA DEL QUINTO ANIVERSARIO DE ESTE BLOG


Con motivo del quinto aniversario de la creación de este blog, he procedido a editar un volumen con los artículos ya publicados, que tienen un carácter estrictamente jurídico-práctico, agrupándolos en los siguientes capítulos

I.- Primera regulación y Novedades legislativas sobre los montes vecinales en mano común. 

II.- Notas consustanciales de los montes vecinales en mano común y Diferencias con otros montes de aprovechamiento colectivo.

III.- Capacidad jurídica y Representación de las Comunidades de montes vecinales en mano común.

IV.- Organización de las Comunidades de montes vecinales en mano común. 

V.- Adquisición y pérdida de la Condición de comunero. 

VI.- Contratos más frecuentes de las Comunidades de montes vecinales en mano común.

VII.- Demandas más frecuentes de las Comunidades de montes vecinales en mano común

VIII.- Deslinde Administrativo y Judicial de los montes vecinales en mano común.

IX.- Consecuencias de la existencia de Edificaciones de terceros en el monte vecinal en mano común. 

X.- Régimen Fiscal de las Comunidades de montes vecinales en mano común.

XI.- Pleitos de mayor impacto mediático defendidos por Cristina Bugarín González.


Con esta edición conmemorativa del "Entorno Jurídico de las CMVMC. Agosto 2013 - Agosto 2018", que consta de 229 páginas, os resultará más fácil la búsqueda del concreto artículo que debéis leer para resolver las dudas que se os puedan plantear respecto de esta interesante y, a la par, enigmática figura de los montes vecinales en mano común.  

¡Espero que os guste¡.


Vigo, 25 de septiembre de 2018






domingo, 26 de agosto de 2018

¡¡OJO¡¡ PARA HACIENDA LA REVERSIÓN DE EDIFICACIONES A FAVOR DE LAS COMUNIDADES DE MONTES VECINALES EN MANO COMÚN ES UNA CONTRAPRESTACIÓN EN ESPECIE Y, COMO TAL, HA DE SER OBJETO DE TRIBUTACIÓN


(Este artículo lo he redactado con la inestimable colaboración de “RODRIGO CARRERA ASESORES”, especializados en la fiscalidad de las CMVMC).


I.- ANTECEDENTES

Cuando se produce la extinción de los contratos de cesión temporal, constitución de derecho de superficie y de arrendamientos, durante cuya vigencia se procedió a la construcción de una determinada edificación, la Comunidad de montes, propietaria de la porción de monte vecinal objeto del contrato, pasa a ser la dueña de la edificación construida por el cesionario, superficiario o arrendatario, sin obligación de pagar a éste ningún tipo de indemnización.

Si bien, la cláusula de la reversión se suele pactar en todos estos contratos como una estipulación específica, debe tenerse en cuenta que, aún cuando no se pacte de forma expresa, la reversión se producirá automáticamente por imperativo de la regulación específica de los montes vecinales en mano común, al establecerlo así el artículo 6 de la Lei 13/89 de MVMC de Galicia para el contrato de constitución de derecho de superficie y el artículo 10.1 del Reglamento de la citada Lei 13/89 (aprobado por Decreto 260/1992) para el contrato de arrendamiento.

Pues bien, hasta ahora las CMVMC propietarias -del terreno objeto de los contratos de cesión temporal, constitución de derecho de superficie y arrendamiento-, venían realizando sólo las autoliquidaciones periódicas de IVA y del Impuesto de Sociedades (IS) respecto de los importes de los cánones en metálico (mensuales o anuales) pactados en el propio contrato.

Sin embargo, en los últimos tiempos, por parte de Hacienda, se están realizando expedientes de comprobación frente a las CMVMC que han suscrito un contrato sobre su monte vecinal con destino a la construcción de edificaciones, que revertirán en beneficio de aquéllas a la extinción del contrato, respecto de la omisión de toda autoliquidación del IVA sobre la contraprestación que implica para la Comunidad la futura reversión de la edificación construida.


II.- RÉGIMEN FISCAL DE LA REVERSIÓN DE LA EDIFICACIÓN EN FAVOR DE LAS CMVMC

En efecto, la Inspección de Hacienda está remitiendo a las CMVMC Liquidaciones provisionales de IVA y, por ende, las correspondientes propuestas de sanción, por no haber realizado las autoliquidaciones periódicas de dicho impuesto en relación a la reversión de la edificación construida, respecto de los contratos de cesión temporal, derecho de superficie y arrendamiento suscritos por aquéllas con destino a la construcción de una determinada edificación.

Dichas liquidaciones provisionales y propuestas de sanción tienen su fundamento en dos Resoluciones Vinculantes de la Dirección General de tributos –la V2100-15 de 8 de Julio de 2015 (en la que la entidad consultante pretendía constituir un derecho de superficie a favor de una Universidad Pública, para la construcción de una edificación destinada a servicios de carácter administrativos y docentes, que revertirá, una vez se extinga el derecho de superficie, a favor de la entidad consultante, sin contraprestación económica alguna) y la V0744-16 de 25 de Febrero de 2016 (en la que la entidad consultante pretendía ampliar su explotación ganadera mediante la constitución de un derecho de superficie con el propietario de un terreno, en el que pretendía construir una nueva nave, que revertirá al finalizar el contrato en el propietario del suelo sin obligación de indemnización alguna)-, en las que, en esencia, se considera que:

1º.- Ya se haya pactado el contrato como gratuito (sin canon en metálico) u oneroso (con pago en metálico), si se ha estipulado como destino o fin de dicho contrato la construcción de una edificación, a efectos del Impuesto sobre el Valor Añadido (Ley 37/1992 del IVA) se considerará como CONTRAPRESTACIÓN EN ESPECIE la citada edificación, que revertirá en el propietario del suelo a la extinción del contrato y, como tal contraprestación, está sujeta a IVA al igual que la contraprestación en metálico.

2º.- Así pues, la base imponible de este impuesto vendrá constituida por el valor que las partes hayan dado a la edificación a la firma del contrato, repartiendo proporcionalmente tal importe a lo largo del plazo de duración del contrato (30 años máximo en los contratos de cesión temporal y derecho de superficie, así como 11 años máximo en los contratos de arrendamiento), imputándose periódicamente el 31 de diciembre de cada año.

3º.- Se considera operación sujeta pero EXENTAlas segundas y ulteriores entregas de edificaciones (…) cuando tengan lugar después de terminada su construcción o rehabilitación”, lo que, en el caso de los MVMC, concurrirá cuando en el contrato de arrendamiento o cesión temporal no se haya estipulado expresamente que el fin del mismo es la construcción de la edificación, sino una cláusula genérica del tipo <<con destino exclusivo a actividades ganaderas, deportivas, de ocio, etc>>, añadiendo una cláusula final de reversión genérica de todas las edificaciones construidas por el cesionario o arrendatario, nunca por el superficiario, pues el derecho de superficie conlleva, por su propia esencia, la construcción de una edificación, por lo que esta operación nunca podría estar exenta.

4º.- Pero es más, los pagos realizados a la CMVMC en contraprestación de la cesión de su terreno, tendrán la “naturaleza de rendimientos del capital inmobiliario”, pero no sólo los cánones periódicos satisfechos, sino también la contraprestación por la entrega de lo edificado a la fecha de extinción del contrato, que tendrá la consideración de RENDIMIENTO EN ESPECIE y, como tal, se ha de incluir en la liquidación del Impuesto de Sociedades de la CMVMC y, además se habrá de tener en cuenta a los efectos del cálculo del 40% de reinversión en mejoras y conservación del monte (establecido por Decreto 23/2016, de 25 de febrero).


EN CONCLUSIÓN, a partir de ahora, las CMVMC deberán analizar detenidamente todos los contratos de arrendamiento, cesión temporal o derecho de superficie que pretendan otorgar con carácter gratuito (sin cobrar canon en metálico) con destino a la construcción de edificaciones de cualquier tipo que, al finalizar el contrato, revertirán en beneficio de la comunidad de montes, pues su coste fiscal no será cero para ésta, quien deberá tributar por la contraprestación en especie que conlleva la reversión.

Vigo, 26 de agosto de 2018 
















sábado, 9 de junio de 2018

¿POR QUÉ UN MONTE NO PIERDE SU NATURALEZA DE VECINAL EN MANO COMÚN ESTANDO OCUPADO DURANTE AÑOS POR UNA EDIFICACIÓN PÚBLICA O PRIVADA?

Sentencia del TSJG de 19/5/2009, que estimó mi primer recurso de casación civil en la reivindicación de la porción del monte Madroa (parroquia de Teis), ocupada por el Ayuntamiento de Vigo desde 1970 con el llamado Zoo de la Madroa


I.- ANTECEDENTES

Son numerosos los casos de ocupación de montes vecinales por edificaciones o instalaciones públicas (por ejemplo, aeropuertos, cuarteles militares o de la guardia civil, cárceles, colegios o institutos, tanatatorios, etc) y también privadas, como viviendas, galpones, naves industriales, etc.

Por la administración pública ocupante, en la mayoría de los casos, se suele alegar que su ocupación es legítima por cuanto, por un lado, le fue cedido el dominio de la porción de monte vecinal ocupada por el Ayuntamiento que en su día tuvo inventariado ese monte como bien municipal y, por otro lado, que al estar destinada la parcela ocupada desde hace años a un servicio público, dicha parcela constituye un bien dominio público.

Por su parte, los particulares suelen motivar la legitimidad de la ocupación del monte vecinal en la adquisición de su dominio por título legítimo inscrito en el registro de la propiedad y, subsidiariamente, por su posesión continuada durante más de treinta años (usucapión o prescripción adquisitiva).


II.- EL MONTE NUNCA PIERDE SU NATURALEZA DE VECINAL EN MANO COMÚN POR SU OCUPACIÓN POR TERCEROS

Efectivamente, el monte vecinal en mano común NO PIERDE TAL NATURALEZA POR MÁS QUE LLEVE OCUPADO DURANTE MUCHOS AÑOS POR TERCEROS, ya sea con edificaciones o instalaciones de carácter público o privado.

Y cabe preguntarnos: ¿cómo ello es posible si nuestro ordenamiento jurídico regula la usucapión como medio de adquisición del dominio y la figura del tercero hipotecario?.

Pues bien, la respuesta se halla en el especial régimen jurídico de los montes vecinales en mano común que, en un primer momento, se fijó por nuestra Jurisprudencia recogiendo los usos y costumbres que de forma consuetudinaria se fueron transmitiendo por vía oral, hasta su regulación legal en norma escrita, primero con la Compilación Gallega de 1963 y, después, con las sucesivas leyes y reglamentos de montes vecinales en mano común, tanto estatales como gallegas.

Así, no podemos olvidar que ya en el artículo 1 de la Lei gallega 13/1989, de 10 de octubre, se establece que 
el monte es vecinal en mano común "con independencia ... de su aprovechamiento actual" (en el mismo sentido se expresa el artículo 1 del Reglamento de montes vecinales gallego, aprobado por Decreto 260/1992, de 4 de septiembre).

En este sentido, nuestro TSJG en su sentencia de 20/7/2010 ya dispuso que: <<
Por demás añadir, que según el art. 1 de la LMVMCG, el monte vecinal lo es con “independencia de su aprovechamiento actual”, por lo que las apelaciones a circunstancias de tiempo y lugar, tanto fácticas como jurídicas, resultan estériles>>.

Por otra parte, nuestra Jurisprudencia es unánime al afirmar que la pertenencia de los montes vecinales SIEMPRE HA CORRESPONDIDO AL COMÚN DE VECINOS de la parroquia o lugar, que ha ostentado su aprovechamiento desde tiempo inmemorial, 
sin que su dominio HUBIESE CORRESPONDIDO NUNCA A LOS AYUNTAMIENTOS, que simplemente se vieron avocados a ejercer funciones de tutela o gestión de tales montes vecinales –lo que se conoce como “intervencionismo administrativo”- ante la falta de personalidad jurídica de la comunidad vecinal propietaria.

Pero es más, a todo monte vecinal en mano común 
le son innatas las notas consustanciales de su inalienabilidad y su imprescriptibilidad, previstas con carácter imperativo en el art. 2 de la Lei 13/89.

Pues bien, la inalienabilidad significa que se prohíbe cualquier enajenación, total o parcial, del monte vecinal y, en el caso de efectuarse, esa transmisión dominical es nula radical o inexistente en derecho, sin que ni siquiera pueda ser subsanada por la inscripción registral, al no ser oponible frente a los montes vecinales la especial protección que ofrece el artículo 34 de la Ley Hipotecaria al tercero de buena fe, que adquiere su dominio del titular registral y, a su vez, lo inscribe igualmente en el registro de la propiedad (lo que se conoce como “tercero hipotecario").

Por su parte, la imprescriptibilidad implica que el monte vecinal, ocupado durante años por terceros, no puede dejar de ser vecinal en mano común porque el Ayuntamiento correspondiente -traspasando sus simples funciones de tutela administrativa –, o cualquier particular, hubiesen procedido desde antiguo a detraer tal monte del aprovechamiento común de los vecinos de la parroquia o lugar propietaria del mismo, de forma que no es posible que el dominio de cualquier monte pueda adquirirse por su posesión continuada durante más de treinta años (usucapión).

Por último, no podemos olvidar que un monte vecinal en mano común tampoco deja de serlo por llevar destinado desde hace años a la prestación de un servicio público, lo que no lo convierte o transforma sin más en un bien de dominio público, por cuanto, debemos recordar que, -salvo el dominio público natural (como el marítimo terrestre), que es de titularidad publica por imperativo de la ley-, los bienes afectos a un servicio público son del dominio de la Administración pública correspondiente si su titularidad ha sido adquirida por tal administración a través de alguno de los medios legalmente establecidos al efectoesto es, los previstos en el art. 609 del Código Civil.

Por tanto, la mera afectación de un terreno a un servicio público no constituye un medio de adquisición del dominio público, pues en otro caso, bastaría con que una Administración construyera, por ejemplo, una carretera sobre una finca particular, para que ésta pasara a ser de titularidad pública sin necesidad de su expropiación previa, lo que veda terminantemente el artículo 349 del Código Civil y el artículo 33.3º de la Constitución española.


Así pues, ya conocéis los motivos por los que el monte vecinal en mano común nunca pierde su naturaleza, por el simple hecho de llevar muchos años ocupado con edificaciones o instalaciones públicas o privadas.



Vigo, 9 de junio de 2018