Buscar este blog

domingo, 27 de marzo de 2022

¿SE PUEDE REMOVER A LA JUNTA RECTORA ANTES DE QUE TERMINE SU MANDATO?


 Fotografía cedida por Ángel De Prado Vázquez


Pues sí, se puede remover a los miembros de la Junta en bloque antes de que terminen su mandato.

Las causas son múltiples, pero la más común en la práctica es que los comuneros no están de acuerdo con la gestión de la Junta Rectora o que la Junta Rectora pretende promover un proyecto con el que no están de acuerdo muchos de los comuneros censados.

¿Dónde se regula la remoción de la Junta rectora?

La ley 13/1989 de 10 de octubre, de montes vecinales en mano común no regula en ninguno de sus artículos la remoción de la Junta Rectora.

Es el Reglamento de dicha Ley el que, en su artículo 40, regula la remoción de la Junta Rectora.

¿Quién puede solicitar la Junta Rectora?

Sólo puede solicitar la convocatoria de una Asamblea General Extraordinaria el 20% de los comuneros censados, que han de solicitar por escrito la citada convocatoria, debiendo estar firmado de forma manuscrita por todos y cada uno de los comuneros solicitantes, al lado de su nombre y N.I.F.

¿Qué obligaciones tiene la Junta Rectora?

Ante la entrega de una solicitud de remoción por el 20% de los comuneros censados, la Junta Rectora debe comprobar, en primer lugar, si los firmantes están censados como comuneros y, en segundo lugar, si efectivamente constituyen el 20% de los comuneros.

Una vez hechas tales comprobaciones, la Junta Rectora está obligada a convocar la Asamblea General Extraordinaria el plazo de 2 meses.

¿Qué pasa si la Junta Rectora no convoca en el plazo de 2 meses?

En ese caso será ese 20% de los comuneros quien convoque la Asamblea General para remover la Junta Rectora.

La convocatoria llevará dos puntos del orden del día: 1º.- Remoción de la Junta Rectora y 2º Elección, en su caso, de nueva Junta Rectora.

Yo considero muy recomendable comunicar esta convocatoria al Jurado de MVMC, a fin de que tome conocimiento de la situación excepcional en que se encuentra la Comunidad.

¿Qué mayoría es necesaria para aprobar la remoción de la Junta Rectora?

La mayoría de los comuneros presentes y representados, siempre que constituyan el 25% de los comuneros censados, que es el quorum necesario para iniciar una asamblea general.

Vigo, 27 de marzo de 2022






miércoles, 29 de diciembre de 2021

¿LAS COMUNIDADES DE MONTES ESTÁN OBLIGADAS A SOPORTAR UN PARQUE EÓLICO EN SU MONTE VECINAL?


 Imagen obtenida de PROALT  INGENIERÍA

Con motivo de los Proyectos para instalar Parques Eólicos en la zona de Sur de Galicia, son muchas las comunidades afectadas que han convocado Asambleas Generales para votar en contra de dichos parques eólicos, creyendo que, con ello, impedirán la instalación de los mismos en su monte vecinal en mano común.

Pues bien, lo cierto es que el acuerdo negativo de la Asamblea General NO IMPIDE LA INSTALACIÓN DE UN PARQUE EÓLICO EN EL MONTE VECINAL CORRESPONDIENTE, pues la empresa beneficiaria de dicho parque en proyecto, una vez que ha agotado la posibilidad de instalación del mismo de forma amistosa con la Comunidad de montes propietaria de los terrenos afectados, puede recurrir a la vía de la  EXPROPIACIÓN FORZOSA, una vez obtenga la DECLARACIÓN DE UTILIDAD PÚBLICA.

Dicha Declaración de Utilidad Pública comprende, una vez otorgada por la administración expropiante, la necesidad de ocupación del terreno por parte de la beneficiara, así como la prevalencia del parque eólico sobre el monte vecinal en mano común, conforme a la vigente Ley de Expropiación Forzosa de 16 de diciembre de 1954, que ha sido revisada en el año 2015, dejando totalmente sin contenido el artículo 6 de Ley de montes vecinales en mano común de Galio (ley 13/1989), que exigía, para expropiar un monte vecinal, que se declarase previamente la prevalencia del monte vecinal, de la instalación objeto de expropiación.

A continuación se procede al levantamiento de las ACTAS PREVIAS, en las que la Comunidad de montes debe relacionar todo lo que le afecta la instalación de un parque eólico. En este momento la empresa beneficiaria suele tomar la iniciativa para llegar a un acuerdo, ofreciendo una cantidad que cubra todos los bienes y derechos expropiados a la Comunidad, a fin de no llegar al Jurado de expropiación.

Si no hubiese llegado a un mutuo acuerdo expropiatorio, a continuación se procede a levantar el ACTA DE OCUPACIÓN pagando la empresa beneficiaria el DEPÓSITO PREVIO, (que suele oscilar entre un 60% y un 70% de la oferta del beneficiario de la expropiación.

A partir de aquí la empresa beneficiaria de la expropiación TOMA POSESIÓN DEL TERRENO EXPROPIADO a la Comunidad de montes, sin que ésta pueda objetar nada.

A partir de aquí se concede un plazo de 15 días para ver si las partes  pueden llegar a un acuerdo en cuanto a la suma del justiprecio (en los supuestos que yo he llegado a un mutuo acuerdo expropiatorio -incluso antes de que se abriese la vía de la expropiación- puede oscilar entre 1.800 € o 3.500 € por megavatio).

Si no hubiese acuerdo, se concede a la Comunidad un plazo de 20 días para presentar la HOJA DE APRECIO, en la que la Comunidad fijará la valoración de los bienes y derechos que constan en las Actas previas (normalmente, se acompaña un informe pericial en el que se fija una valoración).

Finalmente se remitirán las valoraciones de la Comunidad de montes y la beneficiaria de la expropiación al JURADO DE EXPROPIACIÓN, organismo que determinará el JUSTIPRECIO a abonar a la Comunidad y, en el caso en que no se estuviese conforme con dicho justiprecio, a las partes no les quedará más remedio que interponer el correspondiente recurso contencioso administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de Galicia.

Vigo, 29 de diciembre de 2021

lunes, 13 de diciembre de 2021

¿SE PUEDEN REALIZAR PERMUTAS DE MONTE VECINAL EN DOCUMENTO PRIVADO?

 

Fotografía de David Gómez Pereira

     

            Últimamente he tenido varios clientes que pretenden hacer la permuta de monte vecinal en documento privado, unos por motivos fiscales y otros para ahorrar el tiempo que lleva hacer la permuta en documento público.

       Pues bien, los contesto que NO, que no cabe hacer la permuta en documento privado, primero porque es preciso controlar que la finca que se entrega a la Comunidad en permuta sea colindante con el monte vecinal y que el valor de esta finca y el trozo que se pretende permutar tienen valor similar.

        Efectivamente, el Servicio de montes es el órgano al que debemos dirigirnos- antes de otorgar la escritura permuta- a fin de que otorgue informe favorable a la permuta que pretendemos realizar.

        Pues bien, lo que va a controlar el Servicio de montes son tres extremos:

        1º).- Que la finca particular que se va entregar en permuta a la Comunidad de monte que colinda con el monte vecinal.

        2º).- Que la finca y el trozo de monte vecinal son de valor similar, es decir si el trozo de monte que se va a permutar está calificado en el PXOM correspondiente como suelo urbano o suelo industrial, la finca de terreno rústico que se va a entregar en permuta no puede tener los mismos metros que la parcela de monte vecinal que se va a entregar en permuta.

        3º) Que la configuración de fincas particulares que se van a entregar en permuta, se corresponda exactamente con la que aparece en el Catastro. Éste es el requisito más difícil de cumplir, dadas las deficiencias que todos sabemos que adolece el Catastro.


        Una vez cumplidos los tres requisitos antes descritos, se ha te otorgar la Escritura particular de permuta en el plazo de 2 meses, de la que se ha de remitir una copia al Jurado de montes vecinales en mano común.

        En definitiva, como he expuesto al principio de este artículo, no cabe otorgar la permuta de monte vecinal en documento privado.


Vigo, 13 de diciembre de 2021

    


  


domingo, 1 de agosto de 2021

¿CÓMO DEBEN FUNCIONAR LAS JUNTAS RECTORAS DE LAS COMUNIDADES DE MONTES VECINALES EN MANO COMÚN?

 

Tanto la Ley 131989, de 10 de octubre, como el Reglamento 260/192, dedican cada una de ellas muy pocas referencias al funcionamiento de la Junta Rectora. Así:

 El artículo 15 de la Ley 13/89: dispone que:

 <<1. La Junta Rectora es el órgano de gobierno, gestión y representación de la Comunidad. Estará compuesta por un presidente y el número de vocales que señalen los Estatutos, sin que en ningún caso puedan ser menos de dos. La Junta Rectora será elegida por la Asamblea general por un período máximo de cuatro años.

El presidente de la Junta Rectora ostenta la representación legal de la Comunidad.

2. Cuando el número de comuneros no permita la constitución de la Junta Rectora, con arreglo a lo establecido en el apartado 1, asumirá sus funciones la Asamblea General de la Comunidad de montes de vecinos.

3. (ya no tiene ver con las Juntas Rectoras, sino con la posibilidad de mancomunarse).>>

 Dicha ley también hace una pequeña mención a la Junta Rectora en el artículo 14.2, cuando dispone: 

 <<Con carácter extraordinario, podrá convocar Asamblea General por iniciativa de la Junta Rectora o por petición de un mínimo de un 20% de los comuneros>>.

Artículo 16.f: establece como contenido mínimo de los Estatutos, entre otras cuestiones: <<Los órganos a los que se encomienda el gobierno y administración. modo de nombrarlos, sustituirlos y funciones que le corresponde>>.

Por tanto, la Ley 13/1989 se limita a decir sobre la junta rectora que tendrá un mandato máximo de 4 años (por tanto, podrán ser elegidas por un plazo inferior); que la Junta Rectora podrá convocar Asambleas generales con carácter extraordinario (la ordinaria es obligatoria y se ha de convocar dentro de los 6 primeros meses del año); remitiendo a los Estatutos de la Comunidad su elección, substitución y las funciones que le corresponden.

Por lo que se refiere al Reglamento de montes vecinales, dispone en su artículo 46:

 <<1. El órgano de gobierno, gestión e representación de las comunidades de montes es la Junta Rectora, elegida por mayoría simple en votación de la asamblea general, por un plazo máximo de cuatro años.

 Está compuesta por un presidente y el número de vocales  que fijen los Estatutos, uno de los cuales deberá actuar como secretario y el otro como tesorero.

2.    El presidente  ostenta la representación legal de la Comunidad y deberá acreditar esa cualidad para realizar los actos de disposición.

3. La Junta rectora dará cuenta a la asamblea general, en la primera sesión que se celebre, de los acuerdos adoptados.

4. Cuando el número de vecinos comuneros no permita la constitución de la Junta rectora conforme a las prescripciones  de la Ley y del presente reglamento, asumirá sus funciones la asamblea general de la Comunidad de vecinos>>.

En definitiva, el Reglamento establece una regulación mayor a la que establece la Ley, pues aparte de lo que nos dice ésta, dispone que la Junta Rectora debe estar compuesta, al menos por un Presidente, Secretario y Tesorero y tendrá que dar cuenta a la asamblea general de los acuerdos tomados por la Junta Rectora.

 Por tanto, debemos recurrir a los Estatutos de la Comunidad para determina su sisma de elección y de funcionamiento de la Junta Rectora.

 Pues bien, esta abogada, que lleva trabando más de 24 años en la materia de montes vecinales, debió leer más de 100 Estatutos, por lo que me encuentro capacitada para establecer la regulación de la Junta Rectora (en adelante, JR) pues el contenido de los mismo es bastante similar. Pasamos pues a determinar los distintos puntos que regulan la junta rectora en la mayoría de los Estatutos de la Comunidad.

 1º). Acometer el expediente previo de la expulsión de un comunero:

 Ya sabemos que la condición de comunero se pierde por fallecimiento, renuncia o dejar de vivir en la parroquia de forma habitual.

 Pues bien, en este último caso se ha de instruir un expediente por parte de la JR que se inicia con un acuerdo de la misma en el que se aprueba la expulsión de un comunero dejar de vivir en la parroquia de forma habitual. Ese acuerdo se envía al comunero afectado dándole 10 días para que hagan sus alegaciones. Después se convoca a la Asamblea General, haciendo constar en la convocatoria como punto específico del orden del día la expulsión de comunero. En la asamblea se leerá el acuerdo de expulsión de la JR y, en su caso las alegaciones del comunero afectado, aprobando o no la asamblea su expulsión o no.

 2º). Obligaciones de la JR

 Son muchas las obligaciones que se exponen en los Estatutos para la JR, para mí las más importantes son:

 a) desempeñar su cargo con la debida diligencia:

 a.1) Lo que, entre otras cosas, supone asistir puntualmente las reuniones de la JR que sean convocadas por el Presidente, de forma tal que si no concurre a tales reuniones el presidente le ha de pedir su dimisión y llevar este punto a la próxima Asamblea que se celebre y comunicarlo, a posteriori, al Jurado de montes vecinales en mano común. 

 a.2.- Llevar a cabo la gestión diaria de la Comunidad. Es evidente que el presidente no puede encargarse él sólo de la gestión de la Comunidad, por lo que en una reunión de la JR se han de decidir las funciones que han de ejercer cada uno de sus cargos.

 a.3) Por supuesto, asistir a todas las Asambleas que se convoquen, con carácter ordinario o extraordinario.

 b) Efectuar los pagos por servicios prestados hasta el máximo que establece los Estatutos; en los últimos estatutos que he actualizado, esta cantidad oscila entre los 6.000€ y los 10.000€. Bien, no debemos confundirnos, éstos son  los pagos corrientes que puede hacer la JR sin contar con la autorización de la Asamblea General. Para hacer pagos superiores, se ha de exponer el proyecto de la Asamblea General y su presupuesto total, sometiéndolo a la aprobación de los comuneros.

 c) Solicitar a la Asamblea la autorización para realizar cortas que esté fuera del Proyecto de Ordenación, así como la petición de subvenciones que redunden en beneficio de la Comunidad.

 d) Dar cuenta a la Asamblea de las Cuentas del año anterior de la Comunidad para su aprobación o rechazo (en este último caso, normalmente se produce la dimisión en bloque de la JR), así como dar cuenta de toda la gestión realizada por la JR en el año anterior.

 3º) Características de los cargos de la JR

 Los cargos de la JR son GRATUITOS, de forma que sus miembros sólo pueden reclamar de la Comunidad las dietas (kilometraje, comida, gasolina, tiques de autopista, etc) de desplazamiento a los distintos lugares que tengan que ir para un servicio de la Comunidad. 

 Ahora bien, en los últimos tiempos se está creando lo que se denomina Presidente-Gestor, sobre todo en comunidades que cuentan con un presupuesto alto y el presidente, por estar desempelado, dedica una jornada laboral completa para la Comunidad (8 horas diarias). En ese caso ésta procede a contratar al Presidente como gestor, al que se le paga un sueldo mensual.

 4º) Duración del mandato de la JR

 Ya hemos visto que la ley establece que el mandato de la JR  no puede superar los 4 años, pero ello no impide su renovación por 4 años más, si así lo decide la asamblea general. Alguno de los Estatutos que he visto establecen mandatos de 2 años, lo que considero un error pues se trata de un plazo muy exiguo para llevar a cabo cualquier proyecto que pretenda llevar a cabo la JR.

 5º) Remoción de la JR

 Los comuneros pueden remover a la JR, siempre que la petición venga avala por el 20% del Censo de los comuneros; la JR está obligada a convocar la Asamblea para decidir sobre la remoción en un plazo de dos meses. Si no se convocase en ese plazo, ese mismo 20% de los comuneros podrán convocar la Asamblea General para remover a la JR y, en su caso, nombrar una nueva JR.

 6º) Elección de la JR:

 Transcurrido el mandato de la JR, se ha convocar Asamblea general para su elección.

 El procedimiento que mayormente se establece en los estatutos es el siguiente:

 6.1) Se convoca Asamblea general para:

 a) Convocar elecciones de la JR.

b) Señalar día y hora para la celebración de la elección de JR.

c) Se designan los miembros de la Mesa Electoral, compuesta por un Presidente y dos vocales.

 6.2.-La convocatoria a Asamblea General para elección de JR se ha de comunicar por escrito a todos los comuneros con 30 días de antelación.

 6.3.- Las distintas candidaturas deberán entregarse al secretario de la JR saliente, dentro de los 20 días siguientes a la fecha de la convocatoria. Destacar que hay muchas comunidades que permiten presentar las candidaturas en la propia Asamblea en el que se va a decidir la elección. 

 6.4.- En la candidatura deberá relacionarse el nombre y apellidos y su DNI/CIF y el cargo de la JR a la que opta cada uno de los componentes.

 6.5.- En el caso en que se presente una sola candidatura, ésta resultará elegida sin necesidad de proceder a votación alguna.

 6.6.- En el caso en que se presenten varias candidaturas se procederá a su votación para ver cuál de ellas obtiene más números de votos. La votación será a mano alzada o en urna, según decida por mayoría simple la Asamblea.

 6.7.- Un vez realizada la votación, se procederá al recuento de votos y se proclamará como JR la candidatura que haya obtenido mayor número de votos.

Pues bien, lo expuesto es todo lo que se me ocurre sobre el funcionamiento de la Junta Rectora, espero no haberme dejado nada en el tintero.

 Vigo, 1 de agosto de 2021

 



miércoles, 23 de junio de 2021

LA XUNTA ABRE LA PUERTA A LA VENTA DE LOS MONTES VECINALES EN MANO COMÚN

En el monte "O Castro" de Vigo


En efecto, la Ley 11/2021, de 14 de mayo, de recuperación de la tierra en Galicia, establece  en su artículo 36 que se podrán integrar en el Banco de tierras los montes vecinales cuando se extinga o desaparezca la Comunidad de vecinos titular del monte, de manera provisional, o cuando sean declarados en estado de grave abandono o degradación.

Tal integración no tendría, en principio, especial problema, incluso, favorecería la explotación de los montes que se han quedado sin su Comunidad titular o que hayan quedado en estado de grave abandono..

El problema radica en que, según el artículo 37 de la citada Ley 11/1021, las fincas incorporadas al Banco de tierras (sin excluir los montes vecinales en mano común), podrán destinarse por la vía de la enajenación o la cesión gratuita a la conservación y mejora del patrimonio natural y a la biodiversidad.

Por tanto, a pesar de la inalienabilidad innata de los montes vecinales en mano común, al amparo de esta ley, se podrán vender los montes vecinales que hayan quedado sin comunidad titular o hayan sido declarados en estado de grave abandono, cuando, la Ley 13/89 de montes vecinales en mano común establece -en su artículo 30- que cuando el monte se encuentre en alguna de las circunstancias antes anunciadas, será gestionado cautelarmente por la Consellería competente en materia de montes (hoy, la Consellería de Medio Rural) hasta que se reconstituya la Comunidad.

Es decir, se ha pasado de una gestión cautelar por la Consellería a una integración en el Banco de tierras con posibilidad de su venta a terceros.

Otra de las "perlas" de la Ley 11/2021 es que los contratos de arrendamientos sobre las fincas que integren el Banco de Tierras, tendrán una duración máxima de 70 años cuando sean arrendadas para un uso forestal, cuando, tratándose de montes vecinales, la Ley 23/1989 establece -en su artículo 5.2- que el plazo máximo de su arriendo en el de 11 años.

De modo que si la situación de falta de Comunidad titular desaparece y se elige una Junta Rectora, dicha Comunidad se podrá encontrar que su monte está gravado con un arrendamiento de duración de 70 años, estando obligado a respetar tal contrato y a subrogarse en la posición de arrendador.

Vigo, 23 de junio de 2021